Iglesias acusan que determinaciones sanitarias fueron discriminatorias durante la pandemia. Desde el Ejecutivo aún analizan el fallo de la Corte penquista.

Fueron cerca de dos meses los que estuvieron prohibidos en la Región del Bío Bío los cultos presenciales, tras el brote de Covid-19 que se originó al interior de la iglesia evangélica del Nazareno, de la comuna de San Pedro de la Paz, en donde se originaron más de una cincuentena de contagios.

En mayo, dos resoluciones de la Seremi de Salud entregaron señales contradictorias, lo que dejaron dudas tanto en políticos de la Región como en parte de las propias iglesias, quienes en un primer momento se habían comprometido a mantener los cultos de forma virtual.

Finalmente, la justicia determinó que el dictamen de la Seremi de Salud del 23 de marzo es ilegal, por consecuencia, la resolución de mayo queda sin efecto.

Con este antecedente, la Unidad Evangélica definió el fallo como histórico y adelantaron que seguirán con las acciones judiciales, ahora contra el Estado. “Vamos a realizar acciones civiles y buscaremos las responsabilidades políticas en este hecho, acá hay daño moral en contra de los pastores de la Región”, comentó el abogado Carlos Adams.

El jurista aseguró que “la seremi se apartó del marco legal en dictar resoluciones que vulneraban la libertad de culto y las detenciones fueron ilegales. En ninguna región hubo una vulneración tan grande”.

Leonel Espinoza fue uno de los pastores detenidos por la resolución de la autoridad sanitaria, quien comentó que se sintió discriminado. “Me sentí muy discriminado, ya que iba a otros lugares como al centro y los malls y en esos lugares no había ningún tipo de restricción y a nosotros nos pedían muchas cosas, pensé que había una persecución”, opinó.

Desde la autoridad sanitaria comentaron que aún existen recursos judiciales pendientes y se encuentran analizando el fallo de la Corte de Apelaciones penquista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí